lunes, 27 de febrero de 2017

¿Por qué analizar el Mensaje de las Historias? (Versión Video y Versión Texto)




Hay un cierto grupo de personas en internet que realmente no le gusta analizar el mensaje de obras que consumen. A pesar de que a muchos les gusta escribir artículos y hacer videos analizando el significado de su película, serie o videojuego favorito; siempre hay un grupo que dice que se está sobre-analizando o aun peor, que creen que se está arruinando la obra al meter cosas como política, filosofía y comentario social en la conversación. Pero con todo respeto a la gente que solo le gusta ver series o jugar videojuegos por la emoción del momento (Después de todo no hay absolutamente nada de malo en eso), la verdad es que yo tengo una visión distinta en cuanto del arte y el entretenimiento.



Desde mi punto de vista, toda obra de arte es como un discurso o una conversación. Tienes tu contenido (Tu moraleja o comentario social); tienes el mensaje, es decir las palabras que usas que componen el discurso en sí (Esto sería como el guión o historia) y tienes el medio, que es el modo en que transmites el mensaje o guion. Tomemos por ejemplo el cine: el cine usa la combinación de cinematografía, actuación y música para tratar de transmitir emociones, ya que las emociones son el medio principal. Ya sea una película de acción o un filme más experimental, los filmes en su mayoría tratan de que te sientes, los mires y te emociones. Y hay muchos que solo les gusta ver una película, sentir la emoción (Ya sea tristeza, risa o miedo) y luego seguir con sus vidas sin pensar mucho en lo que vieron. Y de nuevo, no hay nada de malo en eso, la mayoría de los filmes se pueden apreciar solo por las emociones que traen: Mad Max: Fury Road es una gran inyección de adrenalina y The Tree of Life ni siquiera tiene una narrativa lineal, solo muestra un montón de imágenes para despertar una reacción sentimental de manera hipnótica. De nuevo, es como una conversación, y a veces puedes estar hablando con una persona que aprecias y la conversación puede no ir a ningún lado, pero escuchamos porque nos agrada la manera de hablar y expresarse de esta persona. 




Pero algunos de nosotros, aunque sabemos y apreciamos el medio como parte vital de la experiencia, también disfrutamos realmente escuchando y analizando más allá: el mensaje, lo que la persona o película o videojuego nos está diciendo. Pero entonces surge una pregunta ¿Qué pasa si la obra no tiene intención de decirnos nada? ¿Qué tal si el autor no tenía un mensaje claro en mente y estamos leyendo algo que no está ahí? Bueno, siempre es importante no hacer presunciones sin realmente conocer al autor, pero a veces un autor puede decir cosas sin darse cuenta. Volviendo al ejemplo de la conversación ¿Alguna vez te ha pasado o has encontrado a alguien que le ha pasado que por no pensar dijo algo incomodo o incluso ofensivo sin querer en una conversación? tal vez no era su intención pero aun así te sientes mal porque ese mal momento dice algo sobre la persona que habló. Lo cual nos lleva a una de las reglas no habladas del arte: “Todo lo que escribes o creas, sea tu intención o no, está diciendo algo sobre ti”. Y esta regla es muy importante, porque muchas obras son malas cuando el escritor trata de decir algo pero no tiene cuidado, por lo cual termina diciendo  algo realmente  perjudicial para su historia. Como cuando un escritor trata de hacer una obra sobre un tema delicado como el abuso doméstico y termina diciendo cosas muy ofensivas por no pensar bien, pero ese es un tema para otro día. Y aunque insisto que no hay nada de malo en consumir obras solo por entretenimiento, mi punto es que muchas veces podemos estar recibiendo muchos mensajes de nuestra obras favoritas y ni siquiera darnos cuenta, ya sea porque no estamos interesados o muchas veces porque no entendemos el contexto de la época y el lugar en que los autores trabajaron y que pueden decirnos mucho del mensaje, incluso en obras en las que pensamos solo como diversión.



Por ejemplo, gran parte de las películas de superhéroes que vienen de Hollywood, posterior al 2001, tratan temas como el uso correcto del poder, el intervencionismo y la ayuda a nivel internacional porque esos son temas que se volvieron importantes en Estados Unidos posterior a los ataques terroristas del 11 de Septiembre de 2001, algo en que muchos fuera de ese país no pensamos porque no fue una tragedia en nuestro respectivo territorio. O consideremos un clásico como Ladrón de Bicicletas, que es una sencilla historia sobre las dificultados y la pérdida de humanidad que nacen de la pobreza, pero tiene mucho más peso cuando entiendes que trata de documentar la pobreza que se vivía en los países de Europa destrozados por la segunda guerra mundial. Lo que trato de decir es que muchas veces para entender una obra de arte, debes entender el contexto en que fue hecha. Yo creo que cuando decimos cosas como ¿Por qué no podemos apagar nuestro cerebro al ver una película? O ¿Por qué tenemos que meter política en videojuegos? Pienso que perdemos parte del punto: Estas obras solo a un nivel emocional son fantásticas, pero la emoción inicial era solo la forma que tenían los autores para hacernos interesar en el mensaje, en lo que dicen y el contexto en que viven. Y por respeto a sus obras ¿No es una experiencia más enriquecedora cuando escuchamos lo que dicen? 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada